Autocuidado

Cómo cuidar

La sucesión por causa de muerte

NOTA: Esta es solo una guía que tiene como objetivo orientar a las personas sobre la sucesión por causa de muerte y no sustituye la representación de un/a abogado/a.

 

Comúnmente, se entiende que el Derecho Sucesorio permite que se proyecte la voluntad de un difunto más allá de sus días.

 

Por consiguiente, se puede definir al Derecho Sucesorio como un conjunto de normas jurídicas destinadas a regular la suerte del patrimonio de una persona con posterioridad a su fallecimiento

 

En términos simples, el patrimonio es el conjunto de bienes, derechos y obligaciones transmisibles de una persona. Es decir, este conjunto de activos y pasivos del causante subsiste a su muerte. 

 

Conforme al Código Civil (en adelante CC), la existencia legal de la persona termina con la muerte natural (artículo 78) o por la declaración de muerte presunta (artículo 80).  

 

El fin de la existencia legal de la persona natural y la sucesión por causa de muerte, tiene importantes consecuencias jurídicas, entre las que destaca la transmisión de los bienes del fallecido a sus herederos y/o legatarios. 

 

La sucesión por causa de muerte, por su parte, designa el modo de adquirir el dominio mediante el cual opera la transmisión de todo o parte del patrimonio de una persona fallecida a una o más personas vivas, señaladas por el difunto o la ley.

 

Si se sucede en virtud de un testamento, la sucesión se llama testamentaria, y si es en virtud de la ley, intestada o abistestato (art. 952 CC). 

 

  • La sucesión intestada

 

Según el art. 980 del CC, las leyes reglan la sucesión en los bienes de que el difunto no ha dispuesto, o si dispuso, no lo hizo conforme a derecho, o no han tenido efecto sus disposiciones.

 

Es decir, la sucesión intestada opera:

 

✓ Cuando no se ha otorgado testamento

✓ Cuando el testamento otorgado es incompleto o no produce efectos legales

 

Órdenes de sucesión

 

Como se mencionó, a falta de testamento en la sucesión por causa de muerte, la ley designa a los herederos del difunto, interpretando una voluntad que no llegó a manifestarse. 

 

El sistema de sucesión por causa de muerte intestada, descansa en la distribución de los parientes en clases, categorías u órdenes, que prefieren unos a otros.

 

Los órdenes de sucesión por causa de muerte son cinco:

  1. De los descendientes 
  2. Del cónyuge y ascendientes
  3. De los hermanos
  4. De los colaterales
  5. Del Fisco

Primer orden de sucesión o de los descendientes

 

Está compuesto por los hijos y el cónyuge sobreviviente, si hubiere (art. 988 CC).

 

En conformidad a lo dispuesto en el art. 988 CC, los hijos excluyen a todos los otros herederos, a menos que hubiere también cónyuge sobreviviente, caso en el cual éste concurrirá con aquéllos. 

 

i.- El cónyuge sobreviviente recibirá una porción que, por regla general, será:

 

  • Si hay varios hijos*

 

“El equivalente al doble de lo que por legítima rigorosa o efectiva corresponda a cada hijo”.

 

Ejemplo: si concurren el cónyuge y tres hijos del causante, el cónyuge se cuenta por dos y le corresponden los ⅖ de la herencia y a cada uno de los hijos ⅕. 

 

  • Si hubiere sólo un hijo, 

 

“La cuota del cónyuge será igual a la legítima rigorosa o efectiva de ese hijo”.

 

Ejemplo: si concurren el cónyuge y un solo hijo, a cada uno le corresponde ½ de la herencia. 

 

(*) IMPORTANTE: 

  • En ningún caso la porción que corresponde al cónyuge bajará de la cuarta parte de la herencia, o de la cuarta parte de la mitad legitimaria en su caso. 
  • Correspondiendo al cónyuge sobreviviente la cuarta parte de la herencia o de la mitad legitimaria, el resto se dividirá entre los hijos por partes iguales. 

 

Ejemplo: si en la sucesión por causa de muerte concurre el cónyuge con seis o más hijos del causante, le corresponderá la cuarta parte de la herencia, y el resto se dividirá entre los hijos por partes iguales.

 

ii.- Si sólo hay hijos, la herencia se divide por igual entre todos ellos, sin importar si son de filiación matrimonial o no matrimonial. 

 

Segundo orden de sucesión o del cónyuge y ascendientes

 

Cuando el difunto no ha dejado posteridad (hijos), le sucederán el cónyuge sobreviviente y sus ascendientes de grado más próximo (art. 989 CC):

 

i.- Si hay cónyuge sobreviviente y ascendientes,

 

La herencia se divide en tres partes, correspondiendo dos tercios para el cónyuge y un tercio a los ascendientes de grado más próximo. 

 

Para el caso de que exista un solo ascendiente en el grado más próximo, éste lleva toda la porción destinada a tales parientes, puesto que el grado más cercano excluye a los demás. 

 

ii.- Si llega a falta cónyuge sobreviviente o ascendientes,

 

Si sólo hay cónyuge sobreviviente, toda la herencia es para él, y si sólo hay ascendientes, toda la herencia es para éstos. 

 

Tercer orden de sucesión o de los hermanos

 

En conformidad a lo dispuesto en el artículo 990 del CC, no concurriendo ni descendientes, ni ascendientes ni cónyuge sobreviviente, suceden en toda la herencia, o en la parte de ella que sea intestada, los hermanos, sean ellos de simple o de doble conjunción; pero la porción de aquéllos será igual al doble que la de éstos.

 

Los hermanos de doble conjunción son aquellos que son hijos de un mismo padre o madre, y que en conformidad al art. 41 se llaman hermanos “carnales”. Los de simple conjunción son sólo hermanos ya por parte del padre (“hermanos paternos”) ya por parte de la madre (“hermanos maternos”).

 

Cuarto orden de sucesión o de los colaterales

 

No concurriendo descendientes, ascendientes, cónyuge sobreviviente ni hermanos, suceden los demás colaterales del causante. 

 

Este derecho se extiende sólo hasta el sexto grado, en conformidad al artículo 992 (vulgarmente llamados primos de segundo grado).

 

Una vez más, los colaterales de doble conjunción llevan el doble de la porción que los de simple conjunción. De este modo, pueden heredar los primos del causante.

 

Quinto orden de sucesión o del Fisco

 

En conformidad a lo dispuesto en el artículo 995 CC, a falta de todos los herederos abintestato designados en los artículos precedentes, sucederá el Fisco.

 

Cuando no existen herederos abintestato se habla de “herencias vacantes”; por ende, el Fisco concurre únicamente en el caso que una herencia tenga tal calidad.

 

La sucesión testamentaria

 

Como se mencionó anteriormente, de acuerdo con el art. 952 CC, si se sucede en virtud de un testamento, la sucesión se llama testamentaria.

 

El testamento

 

El art. 999 del CC define el acto testamentario: “el testamento es un acto más o menos solemne, en que una persona dispone del todo o de una parte de sus bienes para que tenga pleno efecto después de sus días, conservando la facultad de revocar las disposiciones contenidas en él mientras viva”.

 

En Chile no se suele otorgar testamento, por lo que la regla general es la sucesión intestada. 

 

¿Cuáles son las características del testamento?

 

  • Es un acto jurídico unilateral y unipersonal. 

El testamento es un “acto”, esto es, una manifestación unilateral de voluntad, obra solamente de la voluntad del testador y para su formación requiere únicamente de dicha voluntad. 

Por otra parte el carácter unipersonal se deriva del art. 1003 CC, el cual dispone que “el testamento es un acto de una sola persona”.

 

  • Es un acto personalísimo.

No puede otorgar testamento sino el testador en persona. El testamento es de los escasísimos actos en que no tiene cabida la representación. El art. 1004 CC establece: “La facultad de testar es indelegable”.

 

  • Es un acto solemne.

El testamento es un acto solemne, esto es, está sujeto a la observancia de ciertas formalidades, de manera que sin ellas no produce efectos civiles.

 

  • Es un acto mortis causa.

El testamento es un acto en que el testador dispone para después de su muerte; está llamado a producir pleno efecto después de sus días.

En vida del testador, el testamento es sólo un proyecto; se reputa que persevera en él, mientras no manifieste una voluntad contraria.

 

  • Su objeto fundamental, pero no único, es disponer de los bienes.

Sirve esencialmente para que el causante pueda disponer de su patrimonio, y así poder evitar conflictos entre los herederos o legatarios después de su muerte. Además, puede tener otros fines, como el reconocimiento de un hijo no matrimonial (art. 187 N° 4 CC), el nombramiento de un partidor (art. 1324 CC), o la designación de un tutor o curador (art. 353 CC).

 

  • Es esencialmente revocable.

El art. 1001 CC dispone: “Todas las disposiciones testamentarias son esencialmente revocables, sin embargo de que el testador exprese en el testamento la determinación de no revocarlas”.

Es decir, son nulas todas las cláusulas en que el testador se vede la facultad de revocar el testamento o se imponga restricciones para su ejercicio.

 

¿Cuáles son los tipos de testamento?

 

Conforme al CC, se puede clasificar en:

  1. Testamento abierto.
  2. Testamento cerrado.
  3. Testamento militar.
  4. Testamento marítimo.
  5. Testamento verbal.

 

¿Cuáles son los más comunes?

 

Los más utilizados son el testamento abierto y el cerrado. 

 

Como se mencionó, el testamento es un acto solemne, es decir, que debe cumplir con todas las solemnidades que la ley ordinariamente requiere para que tenga efectos civiles (art. 1008 CC). 

 

El testamento solemne puede ser otorgado en Chile o en país extranjero.

 

Si es otorgado en Chile, puede ser abierto o cerrado:

  • Testamento solemne abierto, nuncupativo o público: es aquel en que el testador hace sabedores de sus disposiciones a los testigos (art. 1008 CC). 
  • Testamento solemne cerrado: es aquel en que no es necesario que los testigos tengan conocimiento de ellas (art. 1008 CC).

 

Requisitos comunes a los testamentos abiertos y cerrados:

  • Se tiene que otorgar por escrito (por escritura pública o en hoja suelta).
  • Otorgar ante testigos hábiles (pueden ser 3 o 5 dependiendo del tipo de testamento).
  • Contener la individualización y firmas del testador, los testigos y el funcionario (Notario) ante quien se otorga.
  • Señalar el lugar en que se otorga.
  • Debe señalar la fecha en que se otorga.
  • Se debe otorgar en un solo acto.

 

¿Hay libertad total para testar?

 

En Chile no existe libertad absoluta para disponer de los bienes, ya que la ley obliga al testador a cumplir con asignaciones forzosas a favor de ciertas personas. 

 

Ahora bien, si el causante no tiene legitimarios, sí puede disponer libremente de la totalidad de la herencia. 

 

Las asignaciones testamentarias

 

Las asignaciones o disposiciones testamentarias son las que hace el testamento de una persona difunta para suceder en sus bienes (art. 953 CC).

 

¿Cómo se clasifican las asignaciones?

 

  1. Asignaciones puras y simples y sujetas a modalidades

 

Según que los efectos de la asignación se produzcan inmediatamente o vayan a verse afectados por algunas de las modalidades, las cuales son la condición, el plazo y el modo.

 

Ejemplo: dejo mi auto a Juan si se recibe de abogado (condicional).

 

  1. Asignaciones a título universal o a título singular

 

En primer lugar, se debe considerar lo dispuesto en el art. 951 CC: “Se sucede a una persona difunta a título universal o a título singular.

El título es universal cuando se sucede al difunto en todos sus bienes, derechos y obligaciones transmisibles, o en una cuota de ellos, como la mitad, tercio o quinto.

El título es singular cuando se sucede en una o más especies o cuerpos ciertos como tal caballo, tal casa; o en una o más especies indeterminadas de cierto género, como un caballo, tres vacas, seiscientos pesos fuertes, cuarenta fanegas de trigo”.

Las asignaciones a título universal se llaman herencias, y las asignaciones a título singular, legados. Por consiguiente, el asignatario de herencia se llama heredero, y el asignatario de legado, legatario

Ejemplo: dejo mi cuadro de Picasso a María (legado).  

 

  1. Asignaciones voluntarias o forzosas

 

Las primeras son aquellas que el testador está en libertad de efectuar o no, según su arbitrio o deseo.

 

En cambio, y según el art. 1167 CC, las asignaciones forzosas son las que el testador es obligado a hacer, y que se suplen cuando no las ha hecho, aun con perjuicio de sus disposiciones testamentarias expresas. 

 

Son asignaciones forzosas:

 

  • Los alimentos que se deben por ley a ciertas personas

 

La obligación de dar alimentos puede tener su origen en la ley o en un acto voluntario del alimentante.

 

Los alimentos que una persona se ve en la necesidad de suministrar, por mandato imperativo de la ley, se llaman legales o forzosos.

 

Estos alimentos constituyen una asignación forzosa. El testador está obligado a asignar a las personas a quienes por ley debe alimentos, una cantidad de bienes adecuada para su sustentación. 

 

La ley suple la omisión en que al respecto incurra, aun con perjuicio de sus disposiciones testamentarias.

 

  • Las legítimas

 

Con arreglo al art. 1181 CC, “legítima es aquella cuota de los bienes de un difunto que la ley asigna a ciertas personas llamadas legitimarios”.

 

El art. 1182 CC señala taxativamente quiénes son legitimarios: (i) Los hijos, personalmente o representados por su descendencia; (ii) Los ascendientes, y (iii) El cónyuge sobreviviente (sin importar el régimen matrimonial); 

 

Los legitimarios, además, concurren y son excluidos y representados según el orden y reglas de la sucesión intestada (art. 1183 CC).

 

  • La cuarta de mejoras en la sucesión de los descendientes, de los ascendientes y del cónyuge

 

La cuarta de mejoras es una asignación forzosa que tiene lugar “en la sucesión de los descendientes, ascendientes y del cónyuge” (art. 1167 CC). 

 

Cabe hacer presente que el legislador no supone ni presume las mejoras, pues ellas requieren de una declaración expresa del testador.

 

Hasta el momento, tenemos la Mitad Legitimaria, y la Cuarta de Mejora, ¿Qué falta entonces?

 

La parte restante, se denomina cuarta de libre disposición (en naranja), y es aquella de la cual el testador puede disponer con total libertad, asignando bienes o porcentajes de la herencia con cargo a esta cuarta, en favor de cualquier persona independiente si esta es o no un asignatario forzoso.

 

CASO DE EJEMPLO

 

Antes de fallecer, Don Juan quiere otorgar un testamento para disponer de sus bienes y favorecer a su cuidadora, Doña Paula, quien lo ha acompañado desde que su cónyuge falleció. 

 

Doña Paula no es legitimaria de Don Juan.

 

Considerando que Don Juan es viudo, tuvo tres hijos, y que su patrimonio asciende a $120.000.000, ¿cómo podría repartirlo?

 

En virtud de lo estudiado, en principio, Don Juan tendría que repartirlo de la siguiente manera:

 

  1. Legítimas (hijos) = $60.000.000, es decir, $20.000.000 para cada hijo.
  2. Cuarta de mejoras (hijos) = $30.000.000, los que podría repartir de forma equitativa entre sus hijos, o bien, favorecer a alguno(s) por sobre otro(s). 
  3. Cuarta de libre disposición = $30.000.000, que podría dejar por completo a Doña Paula, o a quién más él quisiera.

 

  • Sucesión en parte testada y en parte intestada

 

Como se mencionó, conforme al art. 952 CC, la sucesión puede ser de tres clases: íntegramente intestada; totalmente testada o puede ser parte testada y parte intestada.

 

Las reglas legales son supletorias de la voluntad del causante que no llegó a expresarse o se frustró. Por lo tanto, las normas contenidas en el testamento, arregladas a derecho, son las que prevalecen. 

 

El art. 996 CC, entonces, da una serie de reglas para el caso de una sucesión “mixta”.

 

El art. 996 CC dispone que: “Cuando en un mismo patrimonio se ha de suceder

por testamento y abintestato, se cumplirán las disposiciones testamentarias, y el remanente se adjudicará a los herederos abintestato según las reglas generales”.

 

Ejemplo: el testamento instituye solamente diversos legados. La herencia, entonces, pertenecerá a los herederos abintestato. Pero será menester pagar primeramente los legados y los herederos recibirán sólo el remanente, si lo hay.

 

Esta regla es aplicable sin contrapeso cuando el causante no tenía herederos forzosos.

 

¿Dónde puedo obtener más información?

 

Puede obtener asesoría jurídica en cuanto a la sucesión por causa de muerte en la Corporación de Asistencia Judicial que corresponda a la comuna en que tenga su domicilio, o bien, en las Clínicas Jurídicas de las Facultades de Derecho de las Universidades que imparten la carrera en el país. 

 

La CAJ es un servicio público, descentralizado y sin fines de lucro, que proporciona orientación y asesoría jurídica a todas las personas que así lo requieran, y que patrocina judicialmente de manera profesional y gratuita a quienes no cuenten con los recursos para hacerlo.

 

 

Información para el Autocuidado y sobre Cómo Cuidar

Datos y avisos

¿Necesitas comprar o vender artículos de cuidado?

Beneficios sociales

Acceso a todos lo beneficios asociados al cuidado

Capacitaciones

Acceso a múltiples opciones de formación

Profesionales responden

¿Necesitas apoyo? encuentra al profesional que necesitas

Ayuda legal

Orientación sobre situaciones legales y cuidado

Organizaciones asociadas

Acceso a organizaciones asociadas al cuidado

Grupos
similares
a ti

Agregar Persona

Nombre*
Parentesco*
Sexo*
Enfermedades que padece
Region
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Comuna
Fecha de Nacimiento*
¿Qué actividades de cuidado realizas?*
Ingrese otras actividades*
Comuna persona Cuidada*
Ir al contenido